Branddocs KYX

Verificación cualificada de clientes (KYC) y empresas (KYB) en segundos, mitigando fraudes, delitos financieros y riesgos de ciberataque

La verificación KYC (Know Your Customer) es el proceso por el que se identifica y verifica la identidad del cliente en un momento puntual o periódicamente a lo largo del tiempo, en operaciones críticas como la apertura de una nueva cuenta bancaria o el alta digital en determinados servicios tecnológicos.

Branddocs KYC se creó para ayudar a las empresas a cumplir con las regulaciones contra el blanqueo de capitales (AML) y con aquellas específicas en materia KYC, así como para respaldar los requisitos de verificación de identidad electrónica a nivel internacional de diferentes sectores y entidades.

La verificación KYB (Know your Business) es una obligación regulatoria de las empresas, muy aparejada a las prácticas y políticas internas de prevención del fraude. De una manera parecida a KYC, se trata de una corroboración exhaustiva de una empresa y de la identidad de las personas relacionadas con ella.

Branddocs KYB ayuda a automatizar y optimizar los flujos de trabajo relacionados con problemas de cumplimiento (AML y KYB), analiza la estructura de Propietario Efectivo Final (UBO), reduce las operaciones manuales de back-office, disminuye  notablemente el riesgo de fraude y permite a las empresas centrarse en otras consideraciones y tácticas clave.

Beneficios

KYB

  • Verificación y validación de empresas en tiempo real.
  • Acceso a bases de datos gubernamentales y otros registros públicos.
  • Detección y reducción del riesgo de fraude sobre documentos falsificados.
  • Personalización de las reglas corporativas de verificación.
  • Verificación 100% transparente.
  • Monitorización del rendimiento y la salud financiera de la empresa.
  • Seguimiento de transacciones.
  • Reducción de los errores humanos inherentes a los procesos manuales.

KYC

  • Alta inmediata de nuevos clientes 100% segura.
  • Mitigación del riesgo de fraude en línea.
  • Cumplimiento de todas las normativas AML.
  • Mejora la detección de fraudes, suplantaciones y falsificaciones.
  • Fácil integración.

KYB

  • Verificación y validación de empresas en tiempo real.
  • Acceso a bases de datos gubernamentales y registros públicos.
  • Reducción del riesgo de fraude de documentos falsificados.
  • Personalización de reglas de verificación.
  • Verificación transparente.
  • Monitorización del desempeño y la salud financiera de la empresa.
  • Seguimiento de transacciones.
  • Reduce las verificaciones de identidad manuales.

KYC

  • Adquisición inmediata de clientes.
  • Mitigación del riesgo de fraude en línea.
  • Cumplimiento de la regulación AML.
  • Mejora la detección de fraudes.
  • Fácil integración.

FAQS

¿Qué mejoras ofrecen los servicios KYX a mi compañía?

Los servicios digitales de KYX optimizan los controles y las labores que necesita para tener un mejor conocimiento de sus stakeholders, evitar los riegos del fraude en línea y frenar la entrada de ciberataques. Asimismo, le ayudan a cumplir eficientemente con la normativa contra el blanqueo de capitales (AML) y con aquellas específicas en materia de KYC/KYB, aportando plena seguridad a sus empleados y clientes.

¿Qué significa AML?

AML son las siglas de anti-money laundering, expresión inglesa que significa «antiblanqueo de capitales». La expresión es utilizada para referirse al conjunto de normas y procedimientos que las instituciones financieras y otras entidades siguen para prevenir y detectar las actividades delictivas de lavado de dinero y financiación del terrorismo.

¿Quiénes necesitan cumplir con AML?

Existen numerosas normativas contra el blanqueo de capitales a nivel nacional y transnacional, como la Bank Secrecy Act de EEUU, la Quinta Directiva antiblanqueo de la Unión Europea o la Ley 10/2010 en España. Las empresas que establecen sus negocios en torno al dinero, como los bancos, los servicios de crédito, los casinos y los proveedores de juego online, son las que más deben cumplir con estas normativas. El objetivo de todas ellas es ayudar a detectar y notificar las actividades financieras sospechosas, delictivas o que se dirijan a financiar el terrorismo, incluidos los delitos previos, como el fraude de valores.