View English version

Branddocs Sign

Orquestación digitalizada y segura para todos los tipos de firma electrónica

Branddocs Sign habilita para su empresa todas las soluciones de firma electrónica (simple, avanzada, cualificada y biométrica) de una manera segura, cualificada e integrada, pudiendo lanzar por cada transacción una tipología de firma e incluso varias a la vez.

Branddocs Sign se encarga de gestionar el proceso de firma de principio a fin, pudiéndolo combinar con otras transacciones digitales seguras como pueden ser la identificación del firmante o la validación de su documento de identidad.

Gestión integral con Branddocs Sign

Slide Generación de la firma Control de la firma Gestión de los eventos de la firma Envío y control de OTP Recopilación de las evidencias del proceso de firma Inclusión de las firmas en los documentos Generación del documento con los sellos y firmas necesarios Generación del Certificado de Evidencias

Tipos de firma electrónica

La versión más básica de firma electrónica se conoce como firma electrónica simple, y el Reglamento europeo eIDAS la define como «los datos en formato electrónico anejos a otros datos electrónicos o asociados de manera lógica con ellos que utiliza el firmante para firmar».

Podemos encontrar este tipo de firma en ejemplos como:

  • Introducir un usuario y contraseña.
  • Usar una tarjeta de coordenadas.
  • Marcar una casilla en una web como método de consentimiento/aprobación.

La firma electrónica avanzada es la firma electrónica que permite identificar al firmante (su identidad) y detectar cualquier cambio ulterior de los datos firmados (su integridad). Asimismo, está vinculada al firmante de manera única y ha sido creada por medios que el firmante mantiene bajo su exclusivo control. Todo ello garantiza una relación inequívoca entre firma y firmante.

Se considera firma electrónica cualificada («reconocida» según la mencionada normativa eIDAS) a aquella firma electrónica avanzada que se basa en un certificado digital cualificado y que se genera mediante un dispositivo seguro de creación de firma. La firma electrónica cualificada tiene, respecto de los datos consignados en forma electrónica, el mismo valor que la firma manuscrita en relación con los consignados en papel. La firma cualificada es aquella generada, por ejemplo, con los certificados digitales de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) o la Cámara de Comercio (Camerfirma), así como con el DNI electrónico siempre y cuando se lleve a cabo en un HSM (Hardware Security Module) cualificado de una CA (Certificate Authority).

Acerca de eIDAS

La economía es ya prácticamente digital, y casi todas las transacciones ya tienen su manera de completarse por vía remota y electrónica. En este contexto fue aprobado en 2014 el Reglamento 910/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de julio de 2014, comúnmente conocido (“Reglamento eIDAS”), con el objetivo de regular la identificación electrónica, promover un mercado digital único y establecer un marco jurídico comunitario para la utilización de la firma electrónica y de otros servicios de confianza.

Esta norma resulta de plena aplicación en todos los Estados Miembros de la Unión Europea desde julio de 2016, derogando tanto a la anterior Directiva 1999/93/CE, de firma electrónica, como a aquellas leyes y normas nacionales cuyo contenido resulte contrario a lo dispuesto en eIDAS.

Diferencia entre firma digital, electrónica y biométrica

Firma digital

Una firma digital es una tecnología criptográfica que permite al receptor del mensaje firmado determinar la entidad que ha originado dicho mensaje (para poder autenticar el origen y que no se repudie), y confirmar que el mensaje no ha sido alterado desde que fue firmado (es decir, garantizar su integridad).

Firma electrónica

La firma digital es un concepto más amplio que el de firma electrónica, ya que hace referencia a una serie de métodos criptográficos, mientras que el concepto firma electrónica es de naturaleza fundamentalmente legal.

Así, y según la legislación europea, la firma electrónica es el conjunto de datos relativos a una persona consignados en forma electrónica, y que junto a otros o asociados con ellos, pueden ser utilizados como medio de identificación del firmante.

Firma biométrica

Por su parte, la firma biométrica es un tipo de firma digital que hace uso de los rasgos físicos o comportamentales del firmante (huella dactilar, iris, trazo empleado al firmar con un lápiz digital…) para proceder a su identificación.

En la práctica, la firma biométrica suele ser una tecnología que permite capturar la imagen de la firma manuscrita a través de tabletas digitalizadoras con los datos biométricos del firmante – velocidad, aceleración de escritura, presión, inflexiones, cambios de dirección y vuelo del lápiz. Estas características identifican al firmante de forma inequívoca al tratarse de rasgos inherentes a la persona.

Aplicación de la firma biométrica

Al igual que otras firmas digitales, la firma biométrica permite firmar documentos sin necesidad de tinta ni papel. Cualquier tipo de trámite empresarial o personal se puede realizar con esta tecnología.

A través de tabletas digitalizadoras u otros dispositivos que funcionen como soporte o motor de la firma, las partes pueden cerrar acuerdos y finalizar contratos, y todo ello con un alto nivel de confianza similar a la firma manuscrita sobre papel, con la misma validez legal y jurídica. Esto se debe a que el documento es guardado no solo con la firma añadida, sino también con los datos biométricos del firmante, que serán adjuntados al documento. Todo el conjunto de pruebas será cifrado y debidamente almacenado para garantizar su autenticidad y seguridad.

Beneficios de la firma biométrica

Al poder prescindir de papel, tintas, impresoras y otros materiales de dibujo, las empresas podrán generar mayores ahorros y un impacto más positivo al medio ambiente. Asimismo, los documentos de firma, al ser digitales, pueden intercambiarse y tramitarse a distancia, lo que ofrece una mejor gestión del tiempo y de los desplazamientos para las partes implicadas.

Además, la tecnología de firma biométrica ofrece las siguientes ventajas únicas:

  • Prevención de fraude o repudio falso: lo cual es posible a raíz de la identificación del firmante en el momento de la firma.
  • Garantía de firma: el proceso de firma no permite su cierre hasta que todas las firmas solicitadas hayan sido captadas.
  • Auditoría del documento y firmas: la tecnología facilita la comprobación de la autenticidad de los documentos y sus respectivas firmas.
  • Mejora de los procesos: los procesos digitales agilizan todo tipo de gestión personal o profesional, incrementando la eficiencia y trasparencias de los mismos.

FAQS

¿Qué es e-signature?

Al igual que el término anglosajón e-mail designa el intercambio de correo electrónico, e-signature es una manera de nombrar a la firma electrónica. En efecto, se trata de una forma legal de obtener un consentimiento o aprobación fiable en documentos o formularios electrónicos.

¿Todos los tipos de firma electrónica son igual de seguros?

No. Mientras que la firma electrónica simple no siempre puede garantizar quién ha realizado la firma (ya que no ofrece los datos suficientes para demostrar la identidad del verdadero firmante), la avanzada y cualificada sí lo pueden demostrar, y generan otros datos de valor probatorio que aseguran la autenticidad e intencionalidad de la firma electrónica. Además, la firma cualificada con certificado cualificado depende de un objeto físico que contiene la fuente para firmar electrónicamente y que está bajo control de su titular, previa identificación presencial en una autoridad certificadora pública. Un ejemplo de firma cualificada con certificado cualificado sería firmar electrónicamente a través del chip contenido en el DNI, al cual solo se puede acceder con un lector de tarjeta adecuado (HSM).

¿Qué firma electrónica es mejor proveer?

Depende del caso de uso, la seguridad que se necesite obtener y la usabilidad que se quiera ofrecer al usuario, ya que una firma electrónica más segura implica una experiencia de usuario más compleja para el mismo. Por ejemplo, mientras que la aceptación de condiciones de una compra online suele realizarse por firma simple con una checkbox, ya que en ella no es preciso saber quién está comprando, los trámites online con las Administraciones Públicas exigen la firma cualificada, ya que en ellas es muy importante conocer qué ciudadano está solicitando y ejecutando el trámite, y si realmente tiene intención de hacerlo.