La verificación de la identidad digital está en auge

verificacion-identidad-digital-auge

Son muchos los esfuerzos que se centran en tratar de recuperar la estabilidad en medio de la alarma social creada a través del Coronavirus. Desde marzo de 2020 nos hemos visto obligados a cambiar nuestros hábitos en la mayor parte de las circunstancias, ya que con medidas como la del confinamiento, sin salir del hogar todo tenemos que hacerlo en remoto 

Desde marzo de 2020 muchas más cosas suceden detrás de la pantalla de nuestros teléfonos móviles u ordenadores. Y, por su puesto, esto ha afectado positivamente al mundo de la banca con el incremento de la demanda de las transacciones digitales. 

La posibilidad de poder realizar cualquier transacción digital desde el hogar abre un abanico de ventajas y oportunidades para los usuarios, aunque también algunos riesgos que antes no existían. Por ello, los procesos de banca a distancia requieren un alto nivel de seguridad y confianza entre las entidades y los consumidores. Los bancos que interactúan con clientes nuevos y existentes en línea necesitan saber que el cliente es quien dice ser. Necesitan llevar a cabo procesos de «Conozca a su cliente» (KYCKnow Your Customer) de acuerdo con las regulaciones locales y necesitan estar seguros de que el individuo no es un estafador o un bot. Por tanto, la capacidad de verificar la identidad de un individuo en línea en tiempo real durante el proceso de onboarding del cliente mediante la verificación de la identidad digital es crucial. 

En este post, le mostramos la evolución y el auge de la verificación de la identidad digital, y cómo los bancos están respondiendo a este nuevo reto digital. 

1. Tendencia alcista en la utilización de la verificación de identidad digital 

La verificación de la identidad siempre ha sido un punto clave para las empresas que necesitan cumplir con las regulaciones KYC y mitigar el riesgo de fraude en la aplicación durante la incorporación de clientes en persona. Típicamente, la verificación de la identidad tiene lugar cuando un cliente produce documentos de identificación válidos durante el proceso de incorporación. Para la incorporación de clientes remotos, las instituciones financieras han recurrido a la verificación de identidad digital para poder incorporar a los clientes remotos de forma segura y conforme a las normas. 

Sabemos que la mayoría de las Instituciones Financieras (IF) ya han comenzado este proceso de digitalización para los procesos de apertura de cuentas. De hecho, el 85% de las instituciones financieras proporcionan alguna forma de apertura de cuentas digitales. 

También sabemos que, antes de la actual pandemia, los presupuestos asignados a los programas de apertura de cuentas digitales casi se habían duplicado en tamaño. Así que el deseo de digitalizar ya existía, junto con el respaldo financiero. 

Aunque los requisitos básicos para la digitalización siguen siendo los mismos, las instituciones financieras tienen ahora un motor más apremiante: la velocidad de comercialización. Antes del COVID-19, muchas IFs habían digitalizado parcialmente los procesos de los clientes. Por ejemplo, un cliente podía iniciar una solicitud de préstamo en línea y luego finalizarla con una visita en persona a una sucursal para mostrar sus documentos de identidad. Estos escenarios híbridos contribuyeron en cierta medida a satisfacer la demanda de los consumidores de acceso en línea a los productos financieros. 

Hoy en día, las IFs que quieren ganar nuevos clientes deben averiguar cómo embarcar plenamente a un cliente de forma físicamente distante. Para muchas IF, esto significa añadir la verificación de identidad digital a sus capacidades en línea. Cuanto más rápido puedan alcanzar este objetivo, mejor podrán adaptarse a una situación en la que los servicios digitales son una necesidad además de una preferencia. 

2. Rigurosos requisitos de seguridad, privacidad y cumplimiento en la verificación de la identidad digital 

Los clientes de servicios financieros quieren poder abrir una cuenta o acceder a los servicios bancarios con la mínima fricción, pero también quieren sentirse seguros de que existe el nivel de seguridad adecuado para proteger tanto su cuenta como su identidad. Toda adopción de la verificación de la identidad digital debe incluir una cuidadosa consideración de todos los requisitos de seguridad, antifraude, privacidad de los datos y cumplimiento, siendo la seguridad de los datos y la cuenta del cliente la principal preocupación. 

Toda persona que participe en programas de trabajo destinados a la digitalización de un proceso de apertura de cuenta será muy consciente de los numerosos requisitos que deben cumplirse cuando se desarrollen las funcionalidades internamente o se seleccionen proveedores externos para proporcionar determinadas capacidades.  

Deberían tenerse en cuenta los siguientes requisitos a la hora de implementar nuevas soluciones: 

  • Verificación de identidad a través de canales. ¿Permite la solución la verificación de identidad digital a través de todos los canales? Online, móvil, sucursal, call-center y cara a cara con los asesores. 
  • Geografía. ¿La solución es compatible con las identificaciones de documentos en los países, estados y provincias en los que realiza negocios? 
  • Gestión del riesgo y el fraude. Las transacciones remotas y sin rostro son más susceptibles de fraude. ¿La solución gestiona adecuadamente el riesgo de fraude y ayuda activamente a reducir el fraude en las aplicaciones? 
  • Garantía de calidad y diligencia debida. ¿Requiere la solución un control manual de calidad y de crédito o están automatizados como parte de la solución? 
  • Eliminación de los procesos en papel y las firmas presenciales. ¿La solución elimina el papel y al mismo tiempo captura electrónicamente la intención/consentimiento y los rastros de auditoría? 
  • Exigibilidad y cumplimiento legales. ¿Es el acuerdo resultante entre el cliente y la institución financiera legalmente exigible? ¿Cumple el proceso de verificación de la identidad con las normas pertinentes? 
  • Seguridad de la infraestructura, los dispositivos y las aplicaciones. ¿Es la solución segura en todo momento, y la solución/proveedor asegura toda la infraestructura, los dispositivos y las aplicaciones contra los ciberataques y los agentes malintencionados? 

Cabe señalar que no todos los métodos de verificación de la identidad digital son iguales. Cuando se utilizan solos, algunas formas antiguas de verificación, como la autenticación basada en el conocimiento (KBAKnowledge Based Authentication), pueden dar lugar a fricciones durante el proceso de apertura de la cuenta. Es importante que las instituciones financieras tengan en cuenta la experiencia del cliente al analizar la verificación de la identidad digital para asegurarse de que el método que utilizan es adecuado.  

Las instituciones financieras deben comprobar que los servicios y proveedores de verificación de identidad digital puedan ofrecer los últimos métodos de verificación de identidad digital, como la biometría facial y la verificación automatizada de documentos de identidad, incluida la capacidad de verificar una identidad a distancia utilizando una tecnología de detección de identidad y de vida. Estos métodos de verificación de la identidad digital ofrecen una buena experiencia al cliente, al tiempo que protegen a la IF contra el fraude en la aplicación. 

3. Algunas instituciones financieras gozan de una fuerte ventaja competitiva al habilitar la verificación de la identidad digital adaptándose a las nuevas necesidades de los clientes

Hemos visto que las IFs que ya están habilitadas digitalmente y cuyos empleados se trabajan desde casa son las que mejor se adaptan a situaciones de distanciamiento social y servicios financieros en línea. 

Las instituciones bancarias y financieras que ya tienen un canal de digitalización maduro estarán bien posicionadas para el éxito, mientras que otras necesitarán ahora acelerar sus programas de digitalización, o enfrentarse a un futuro incómodo. COVID-19 ha magnificado las deficiencias de la oferta digital de algunos bancos y también ha creado una urgencia para que eliminen cualquier paso manual o punto de contacto físico en los procesos de incorporación. 

4. Las identidades digitales priman en los servicios financieros, de salud y gubernamentales

No son sólo las instituciones financieras las que necesitan mirar de cerca la verificación de la identidad digital. Los gobiernos y los proveedores de servicios de salud están trabajando cada vez más con los servicios de verificación de identidad digital para encontrar soluciones de identidad para los servicios que se están moviendo en línea 

Durante el 2020 ha sido necesaria una rápida adaptación en la utilización de la tecnología de firma electrónica, entre otros servicios, brindando así la oportunidad a las instituciones financieras de procesar préstamos desde el remoto. Los bancos que han tardado en digitalizarse han tenido dificultades para procesar las solicitudes de préstamos y satisfacer las necesidades de sus clientes de pequeñas empresas. 

Durante el 2021 se espera que los gobiernos, las aseguradoras, los proveedores de salud y las instituciones financieras puedan atender a sus clientes de forma digital y segura. Incluso el Departamento del Tesoro de los EE.UU. permite ahora a las personas no bancarizadas recibir sus cheques de ayuda a través de los servicios de pagos móviles. 

5. Aumenta el volumen de transacciones digitales, pero también los estafadores y los ciberataques

 Los estafadores también están aprovechando el caos y la confusión durante la época de COVID-19 para sacar provecho de las transacciones inseguras en línea y engañar a los grupos demográficos vulnerables para que realicen estafas mediante el uso de mensajes de texto y correos electrónicos de suplantación de identidad. 

Se evidenció un claro aumento de los ataques de fraude en los préstamos cuando la OMS declaró la pandemia. Estos ataques se manifestaron en forma de fraude de solicitud de primera parte, fraude de solicitud de tercera parte y fraude de identidad sintética. 

Por consiguiente, las instituciones financieras que embarcan clientes desconocidos y remotos deben estar sumamente atentas a sus procesos de onboarding y verificación de identidad digital para detectar y prevenir el fraude en las solicitudes. Del mismo modo, las instituciones financieras con clientes existentes que realizan transacciones en línea por primera vez y que pueden ser susceptibles de estafas de phishing y sitios web falsos deben ser capaces de detectar y prevenir los ataques de apropiación de cuentas en tiempo real para evitar pérdidas financieras.

Contacta con nosotros

Gonzalo Pose
Presales Manager