Aviso a los comerciantes y bancos mercantiles: vendedores falsos y pagos fraudulentos

Para los comerciantes mercantiles, una de las causas más comunes y costosas de pérdida financiera es el fraude mercantil, el cual viene motivado por cuentas comerciales falsas que aparentemente parecen negocios legítimos pero que realmente son solo diferentes sistemas de fraude.

Aunque los sistemas de pago digital han creado nuevas formas de hacer negocios, su complejidad y alcance global también les proporciona a los estafadores diversas oportunidades para que implementen mecanismos engañosos cada vez más sofisticados. Además, la facilidad para crear empresas falsas amplía la magnitud de las pérdidas potenciales.

Algunos sistemas de fraude comercial incluyen:

Fraude de eliminación:  se crea una cuenta mercantil, sin intención de ser legítima, y se realizan una serie de transacciones falsas antes de proceder a su cierre definitivo.

Intercambio de identidad: los individuos cuyos datos se encuentran en las listas de vigilancia usan otra identidad para crear cuentas mercantiles y eludir las reglas de Anti-Blanqueo de Capitales (en inglés: Anti-Money Laundering – AML)

Blanqueo de transacciones (factoraje): los comerciantes procesan transacciones desconocidas para otra empresa. Según un estudio realizado, la cantidad derivada del blanqueo de transacciones asciende a 352 mil millones de dólares al año en los EE. UU.

Cambio de formato comercial: los comerciantes tienden a mentir o a cambiar la naturaleza de los productos o servicios que venden para ocultar actividades de alto riesgo.

Para los comerciantes mercantiles, la prevención de estos sistemas de fraude requiere procesos integrales de seguimiento y supervisión. Estos procesos protegen a los comerciantes de devoluciones de cargos, sanciones de cumplimiento normativo y daños a la reputación que, a largo plazo, pueden afectar seriamente al negocio. Implementar medidas para prevenir el fraude comercial no solo es una estrategia inteligente de mitigación de riesgos, sino que es un requisito de cumplimiento, ya que las leyes de AML y Conozca a Su Cliente (en inglés: Know Your Customer – KYC) requieren procedimientos efectivos de Diligencia Debida de Cliente (en inglés: Customer Due Diligence – CDD).

Conozca su negocio

Aunque las regulaciones de AML / KYC relacionadas con el fraude comercial son las mismas que cubren a los consumidores, los procesos de CDD efectivos para los clientes comerciales conllevan diferentes controles y análisis. Aunque los pasos para cumplir con los requisitos necesarios de KYC y Conozca Su Negocio (en inglés: Know Your Business) son similares, los procesos requieren datos diferentes, de distintas fuentes y, por lo tanto, de diferentes sistemas.

El Programa de Identificación del Cliente (en inglés: Customer Identificacion Program – CIP), es el primer paso para el cumplimiento de KYC. La identificación de un individuo es diferente a la identificación de un negocio, ya que la información inicial de un negocio está disponible en los registros comerciales. Sin embargo, las preguntas son: ¿esta información es correcta? ¿Proporciona algún indicio que confirme la validez comercial o solo es parte de un listado de empresas falsas? Desafortunadamente, es muy fácil crear una lista ilegítima de negocios en los registros mercantiles, ya que no existe ningún control real sobre esa información.

Debida diligencia

A pesar de la información empresarial que aparece en los registros mercantiles, existen requisitos fundamentales para realizar la diligencia debida y comprender mejor la naturaleza de la empresa y quién está detrás de ella. Estas reglas de Propiedad Beneficiosa Final (en inglés: Ultimate Beneficial Owner – UBO) sobre las entidades obligadas, requieren que los bancos adquisidores identifiquen y verifiquen a los beneficiarios reales de los clientes de entidades legales. Dado que estos bancos son, en última instancia, responsables de los riesgos de crédito y fraude presentados por las cuentas mercantiles, la identificación y verificación de la información de UBO es otra medida preventiva que debe implementarse.

La verificación y validación de la información comercial durante la creación de la cuenta ayuda a evitar que las entidades fraudulentas realicen transacciones.

Tecnología de Monitoreo y Seguridad Operacional

Actualmente existen numerosas tecnologías y sistemas de monitoreo comercial disponibles para gestionar y controlar los riesgos. A medida que la sofisticación de los sistemas fraudulentos aumenta, es recomendable que los comerciantes mercantiles actualicen sus sistemas de detección y mitigación de riesgos. El acceso a información cada vez más completa y precisa, (datos más inteligentes), proporciona nuevas vías para comprender mejor las transacciones, los patrones y las cuentas fraudulentas.

¿Cuáles son los tipos de transacciones que se están produciendo? ¿Cuáles son las cantidades habituales de dichas transacciones? ¿De dónde provienen las transacciones? ¿Se producen actividades extrañas, por ejemplo, transacciones múltiples del mismo valor? ¿Las transacciones ocurren en un momento inusual? ¿El volumen o el tipo de los cargos no es el habitual?

Existen infinidad de puntos de datos y una gran cantidad de patrones diferentes para analizar. Por ello, algunos proveedores han establecido diferentes tipos de análisis de datos y patrones para ofrecer herramientas que implementan tecnologías de vanguardia, como el aprendizaje automático o las redes neuronales. Los comerciantes mercantiles deben determinar qué es lo que funciona en su situación, y pueden combinar la utilización de múltiples herramientas para ofrecer el nivel de monitoreo requerido.

No es simplemente una cuestión de tecnología, ya que se requiere un equipo de fraude experimentado que entienda la dinámica de los distintos perfiles de la industria y los clientes para establecer y ajustar los controles e interpretar los resultados. Un sistema que produce demasiados falsos positivos dificulta el descubrimiento de una verdadera actividad fraudulenta y puede llevar a una reducción de las ventas, pérdida del negocio e incluso dañar las relaciones con los clientes. Según un estudio de Javelin / Vesta, el 30 % de las sospechas de transacciones fraudulentas finalmente resultan ser legítimas, por lo que, es vital que las compañías se protejan del fraude mediante un programa de cumplimiento.

La función principal de un negocio es la de recibir y aceptar pagos, pero la transacción de negocios en línea hace que esta tarea fundamental sea más complicada y arriesgada. Sin embargo, para los comerciantes mercantiles que adquieren negocios que ayudan a habilitar estos nuevos modelos de pago, existen sistemas y procesos para manejar los posibles riesgos y complicaciones.

Las empresas han de cumplir con las reglas KYB probadas y requeridas; saber con quiénes están haciendo negocios, realizar su diligencia debida y mantener los procedimientos de monitoreo adecuados. Con el uso de una tecnología eficiente se consigue mitigar el riesgo, siendo posible detectar a tiempo los sistemas y procesos de los falsos comerciantes, así como otras formas de fraude comercial.

Contacta con nosotros

Strategic Account Director