Saltear al contenido principal
Soporte Técnico: +34 913 518 558 Login

Los 10 principales servicios de pago transfronterizos en Europa, Oriente Medio y África

La legislación se encarga de guiar a las industrias reguladas sobre cómo proceder y operar, ya que los departamentos de cumplimiento se enfrentan constantemente a nuevas regulaciones destinadas a prevenir el blanqueo de capitales y combatir la financiación del terrorismo. Estos conjuntos de regulaciones, como el Anti-Blanqueo de Capitales (del inglés, “Anti-Money Laundering”, AML)y Conozca a su Cliente (del inglés, “Know Your Customer”, KYC), son obligatorias en la gran mayoría de las jurisdicciones. Es esencial tener un conocimiento exhaustivo de quién es el titular de la cuenta, especialmente para identificar a las personas que son objeto de sanciones, como las Personas Expuestas Políticamente(del inglés, “Politically Exposed Persons”, PEPs), o a aquellas que pueden ser de alto riesgo para los bancos.

¿Cuáles son las consecuencias para las empresas que no cumplen con las regulaciones AML y KYC?

“El principal medio por el que se imponen los requisitos de cumplimiento a las empresas es a través de acciones de aplicación de ley por parte de los gobiernos. Los fiscales utilizan estas acciones de cumplimiento, junto con orientaciones, discursos y otros pronunciamientos, obligando a las empresas a que implementen una variedad de medidas como parte de un programa general de ética y cumplimiento.

La mayoría de las medidas de cumplimiento adoptadas por las empresas y el gobierno se refieren a acuerdos no procesales. Recientemente, el gobierno ha impuesto los requisitos del programa de cumplimiento como parte de las declaraciones de culpabilidad”.

Sanciones de AML

Entre 2004 y 2010, 110 instituciones financieras en los Estados Unidos fueron sancionadas por incumplimientos de la regulación AML, incluida la falta de formación. Las sanciones más comunes por incumplimiento son las monetarias. Los medios de comunicación informaron del importe de las sanciones por incumplimiento de las principales instituciones financieras, como HSBC (1.920 millones de dólares, Standard Chartered (327 millones de dólares) en 2012, BNP Paribas (8.900 millones de dólares) en 2014 y muchas otras que también fueron sancionadas por cantidades menores a lo largo de estos años.

Además de los riesgos para la institución, la responsabilidad también se extiende a los individuos de las instituciones. En una encuesta de Thompson Reuters realizada en 2015 sobre el Coste del Cumplimiento, un 60 % de los encuestados afirmaban que esperaban que la responsabilidad personal de los funcionarios de cumplimiento aumentase en 2016.

Las sanciones por incumplimiento también pueden incluir prisión. En el Reino Unido y Canadá, el hecho de no revelar las transacciones sospechosas es un delito que podría resultar en una pena máxima de 5 años de prisión, mientras que en los Estados Unidos, las penas de prisión por delitos de blanqueo de capitales son considerablemente más graves, entre 5 y 20 años, dependiendo de la naturaleza del delito. Aunque aparentemente no es tan común, los medios de comunicación han detectado casos de prisión por blanqueo de capitales en España, Reino Unido, y Estados Unidos.

Es interesante saber que aquellos delitos penales, fueron de una magnitud mucho menor en comparación con los de las principales instituciones financieras, lo que acabó en grandes sanciones, pero finalmente sin penas de prisión.

¿Por qué los responsables de cumplimiento de importantes instituciones financieras no han cumplido una condena de prisión?

Asignación de Responsabilidad Penal

Existen varias explicaciones sobre por qué los reguladores sólo están imponiendo grandes sanciones a los bancos más importantes en lugar de perseguir un proceso penal. Una de las explicaciones es que sería difícil atribuir la responsabilidad penal a un solo individuo o grupo de individuos dada la gran estructura corporativa, aunque es probable que haya otra razón completamente diferente. Un artículo de Breitbart sobre el blanqueo de capitales, menciona de manera específica que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha decidido no demandar a los funcionarios bancarios por miedo a las amenazas y a la estabilidad del sistema financiero.

¿De qué serviría condenar a prisión a los ejecutivos de los bancos por no detectar y prevenir el blanqueo de capitales? Se podría argumentar que para dar ejemplo a los delincuentes y conseguir su disuasión a través de esta medida. Por ejemplo, Richard Bistrong, un exitoso ejecutivo de ventas internacionales, fue condenado a 14 meses de prisión por sobornar a funcionarios extranjeros para obtener ganancias en su negocio.

Aunque el delito de Bistrong no entra dentro de la categoría de blanqueo de capitales, el Juez Richard Leon, del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Washington, DC, declaró durante la audiencia de la sentencia de Bistrong lo siguiente:

“¿Has cambiado tu comportamiento para mejorar? No tengo ninguna duda al respecto. Pero tengo que preocuparme por otros que en este momento son conscientes de este caso, y que pueden pensar que es posible llevar a cabo conductas de naturaleza similar o incluso más graves que las que usted cometió y eso no se puede consentir. Tienen que estar preocupados por si se les descubre, ya que incluso aunque cooperen, irán a la cárcel igualmente porque en este ámbito esa es la máxima disuasión posible que existe”.

Aunque en este caso las acciones delictivas de Bistrong fueron intencionadas, el blanqueo de capitales propiciado por las instituciones financieras no siempre es un acto deliberado. Algunos pueden argumentar que condenar a prisión a los funcionarios de un banco no serviría a la justicia, y aunque esa afirmación puede tener parte de razón, es necesario que los reguladores evalúen la eficacia de las sanciones impuestas como medio de disuasión.

Los clientes esperan más funcionarios bancarios morales

Independientemente de cual sea el motivo de las sanciones por incumplimiento de las regulaciones AML y KYC, ya sean financieras o penales, existe una clara necesidad de que las instituciones financieras se aseguren de que todas las transacciones que procesan sean legitimas. Para conseguirlo, es necesario que presten atención al estándar de integridad corporativa de los reguladores, ya que los consumidores y clientes esperan, cada vez más, que sus bancos demuestren un comportamiento moral.

Actualmente, no existe un estándar establecido para recopilar la información necesaria para el cumplimiento AML y KYC. Las instituciones financieras están adoptando diferentes enfoques con todas las nuevas tecnologías y datos disponibles, por lo que existe la posibilidad de establecer un estándar con el que los reguladores se sientan cómodos, especialmente para ayudar en las operaciones multinacionales que hacen del cumplimiento una tarea compleja.

En el mercado actual, las empresas de servicios financieros operan en un entorno altamente regulado en el que las normas se aplican de forma más estricta. El procedimiento tradicional de incorporación de nuevos clientes es un proceso manual que requiere mucho tiempo y trabajo y en el que participan varios departamentos de una institución. Esto puede llevar a retrasos frustrantes para los clientes y hacer peligrar la relación empresarial.

Contacta con nosotros

General Director Spain & LATAM
Executive Director
Volver arriba